lunes, 4 de agosto de 2014

La Cosa entre los matorrales

Capítulo I


Hacía tanto frío que estaba temblando, a pesar de las prendas de vestir que llevaba puestas...

La manera en que solía ver las cosas en ese momento ya nunca… ya nunca…

Siento que mis memorias se desvanecen. Incluso he olvidado mi propio nombre. Los recuerdos de aquel latifundio en el que yo acostumbraba administrar y contemplar en días de soledad, se han estado volviendo cada vez más borrosos; hasta la brisa que alguna vez silbaba un amanecer bello y vivo se está yendo.

Todos los acontecimientos, mi pasado, mis acciones, ya no están en mi cabeza. Mis esfuerzos por recuperarlos (antes de ese momento) han sido en vano. La excepción ha sido mi escape; eso sí que aún está en mi mente: el contacto de mis pies con el lodo, los rasguños de las ramas contra mi torso y hombros, y los matorrales – los cuales aparecieron después la cruel sequía que terminó acabando con mi sustento – rozando mis extremidades inferiores. “No mires atrás, pierdes velocidad; no mires atrás, no mires atrás”, fue lo que me repetía constantemente en mi cabeza al huir de…, de…, de la... Cosa.



Bueno, gente, este ha sido el capítulo uno de uno de mis relatos cortos. Este es de terror, por si no lo han notado. Si alguno/a tiene una crítica o algo parecido, escríbanme. Si les gustó este pequeño texto, háganme saber. ¡Nos vemos!

2 comentarios:

  1. Jajaja no había notado que era de terror Nita,, me gusta,, lo que no me gusta es quedarme en ascuas.. ;)
    Nos leemos,, Soy fiel seguidora,

    ResponderEliminar
  2. Es que todavía se está desarrollando, jaja... Otra vez eres mi primer comentario, muchas gracias. En un ratito seguiré publicando.

    ResponderEliminar